Conozca más

TRIPLE NATURALEZA DEL SABER

Cada lección en el aula Waldorf se ofrece de tres maneras: a través de las capacidades intelectuales (pensamiento), las capacidades artísticas y emocionales (sentimiento) y las capacidades prácticas de desarrollo de habilidades (voluntad). Este enfoque de “cabeza, corazón y manos” integra el aprendizaje con las etapas naturales de crecimiento de modo que se trata de un proceso de educación integral y completa.

SALUD SOCIAL DE LA COMUNIDAD.

Las escuelas Waldorf modelan e inculcan un profundo sentido de comunidad a medida que los estudiantes toman conciencia de sus relaciones con sus compañeros de clase, su escuela y el mundo. A través de la estrecha conexión con maestros, compañeros y otros adultos en las escuelas, los estudiantes desarrollan confianza, habilidades sociales y conciencia espiritual al respetarse y cuidarse mutuamente, su entorno y la tierra.

UNA ESCUELA SIN LIBROS DE TEXTO

Los maestros confían en fuentes primarias en lugar de libros de texto, y los estudiantes crean  sus cuadernos de clase principal individuales que reflejan su competencia y profundizan su comprensión del tema de cada bloque de clase principal o clase de repaso. Los cuadernos de clase principal reflejan la amplitud y profundidad del plan de estudios a través de ensayos, observaciones científicas, dibujos o pinturas y mapas dibujados a mano.

ENFOQUE “FENOMENOLÓGICO” DE LA CIENCIA

Las ciencias se enseñan de manera experimental y siguen un “enfoque fenomenológico”, lo que significa que el maestro prepara un experimento y llama a los estudiantes a observar cuidadosamente, reflexionar y discutir lo que está sucediendo, lo que les permite descubrir la conclusión (ley, fórmula , etc.) por sí mismos. Abordar el tema de esta manera desarrolla el verdadero pensamiento científico como una habilidad orgánica, así como una competencia dentro del estudiante.

UN CURRÍCULUM EXTRAORDINARIO DE HUMANIDADES

Una rica inmersión en las humanidades comienza en la primera infancia, ya que cada día los niños escuchan con gran atención mientras el maestro cuenta un cuento de hadas o una historia de la naturaleza. Progresando a través de los grados, los niños absorben  leyendas, folklore multicultural, cuentos nativos, mitología nórdica y sagas; historias de la antigua India, Persia, Mesopotamia, Egipto y Grecia; historia de la civilización occidental desde Roma hasta la Edad Media, el surgimiento del Islam, la Era de la Exploración, el Renacimiento y la Reforma, el Infierno de Dante, Percival y la literatura rusa.

En los primeros años, al “vivir” en estas culturas a través de leyendas y literatura, los niños ganan flexibilidad y aprecian la diversidad de la humanidad. Al final de su viaje Waldorf, los estudiantes han recorrido desde el mundo clásico a través de la historia medieval, el Renacimiento, la Reforma, la Era de la Exploración y las revoluciones en Europa y América hasta el día de hoy.

EL ARTE

Nuestra disciplina de las materias y clases principales se equilibra con la integración continua de las artes: dibujo y pintura, artes escénicas y artes aplicadas. La participación diaria en las artes involucra a los estudiantes emocionalmente en su propio aprendizaje y desarrolla la autoconciencia y la sensibilidad estética. Estudiantes que trabajan a través de su educación con color y forma; con música, drama y habla; con arcilla, madera, fibra, metal, carbón y tinta, no solo han trabajado creativamente para activar, aclarar y fortalecer sus emociones, sino que han llevado el pensamiento y el sentimiento al ejercicio práctico de la voluntad.

Al participar en el proceso artístico, los estudiantes crean belleza y objetos de valor, y fortalecen sus capacidades de imaginación, autocontrol y pensamiento claro, capacidades que se transmiten a los temas académicos y a las situaciones de la vida cotidiana.

INMERSIÓN EN LA NATURALEZA Y ADMINISTRACIÓN DE LA TIERRA

Los estudios continúan demostrando que cuanto más tiempo pasan los niños en la naturaleza, más saludables, felices y creativos son. Sin embargo, solo alrededor del 25% de los niños de todas las edades pasan tiempo jugando al aire libre todos los días. La educación Waldorf respeta los beneficios restauradores del mundo natural y brinda a nuestros estudiantes un currículo de jardinería, que incluye estudios en agricultura, botánica y meteorología, ricas excursiones curriculares en la naturaleza y mucho espacio al aire libre para un recreo lleno de alegría, además del trabajo en el huerto para cuidar y cosechar plantas comestibles que se integran a los almuerzos escolares.

PRÁCTICAS DE EVALUACIÓN , CALIFICACIÓN y CERTIFICACIÓN DE ESTUDIOS

Fomentamos un ritmo saludable de aprendizaje libre de estrés improductivo o competencia, nos aseguramos de que los estudiantes sean evaluados en objetivos de aprendizaje articulados, visibles y relevantes, y los alentamos a buscar la excelencia para alcanzar su máximo potencial en todos los esfuerzos en lugar de hacer lo suficiente para llegar a un final arbitrario. También nos esforzamos por desarrollar esas cualidades que no se pueden medir mediante pruebas, como la creatividad, el pensamiento crítico,  la motivación, la persistencia, la curiosidad, la mentalidad cívica, la empatía, el liderazgo, la compasión y el entusiasmo por la vida.

RELACIONES ESTUDIANTE / PROFESOR

Los estudiantes y maestros deben desarrollar una relación de confianza y consideración mutua. Nuestros maestros se esfuerzan por ello transformando la educación en un arte que educa al niño y niña de manera integral. Por eso, idealmente el maestro se queda con la clase durante todos los años de primaria y secundaria.

La seguridad de estas relaciones a largo plazo mejora el aprendizaje, la confianza y las habilidades sociales y emocionales, al tiempo que garantiza que cada niño satisfaga sus necesidades individuales.

es_MX